AUTOREGALOS

La primera vez que salí del hospital después de mi primera operación me llenaron de regalos. Las flores y los pañuelos fueron los más repetidos. Flores que llenaron mi casa de color por unos días y pañuelos que me acompañaron una larga temporada para proteger la cicatriz de mi cuello.

Con la segunda operación los regalos se repitieron. Más pañuelos, más flores, cesta de frutas… Todos querían hacer mi vida más bonita y yo no podía estar más agradecida.

Pero las operaciones siguieron, también los tratamientos y las visitas al hospital y poco a poco aprendí que esos regalos también podía hacérmelos a mí misma. Que yo era quien decidía qué recuerdos quería guardar tras cada paso por el hospital. Así que desde entonces, cada vez que me toca ir a revisión, me regalo algo. Spanishandsisters me lo ponen fácil, tienen la tienda más bonita de todo Pamplona y hacen que quiera volver por allí 😉 Tengo collares, pendientes, bolsos, pulseras (sí, he ido muchas veces al hospital) que me recuerdan que sigo aquí, cumpliendo sueños, viviendo mi vida, tomando decisiones que me hacen feliz. Porque no soy un diagnóstico. Tengo una enfermedad, sí, pero soy la persona que quiero ser y a esa persona le encanta comprarse pendientes.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *