HE NACIDO MUCHAS VECES

He nacido muchas veces, sí. La oficial fue el 29 de mayo de 1981 a las 7 de la mañana en un paritorio del Hospital de Salamanca. Por lo que cuentan fue un día bonito. Primavera, primer bebé de la familia, tenía todo a mi favor. Con el paso de los años me he enterado de que hubo sorpresa porque esperaban un Daniel y salió una Esther, así que los primeros meses mi vida fue muy azul.

Pues desde entonces no he parado de volver a nacer. Lo hice el día en que decidí dejarlo todo para volver a tenerlo todo; el día que salí de Salamanca para emprender una nueva vida a 2.000 kilómetros. En ese momento nació una nueva toque sigue dándome sorpresas y alegrías a partes iguales.

Volví a nacer el primer día que escuché la palabra cáncer en boca de mi médico, el día de mi primera operación, y el de la segunda y el de la tercera. Y aquí sigo, renaciendo cada vez que lo considero necesario. Está guay: viajas, conoces gente (demasiados quirófanos para mi gusto, eso sí) y con cada nacimiento te conviertes en una mejor versión de ti mismo y, de repente, tu vida se ha llenado de cumpleaños y de ocasiones que celebrar.

Hoy es miércoles y aquí estamos, ¿acaso nos parece poco?

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *